Abre Brecha Nº 3

Contenidos:

De la resolución 125 al nuevo consenso político – social
Precarizándonos y quitándonos la vida: a un año del asesinato de Mariano Ferreyra
Balance y perspectivas del XXVI Encuentro Nacional de Mujeres
Centro o periferia cultural
¡Construyendo derecho crítico!
¿Dónde estuvimos?

Ante las elecciones de octubre

De la resolución 125 al nuevo consenso político – social. Los viejos y nuevos desafíos para las organizaciones populares

Las elecciones de octubre bajo el molde de las primarias

Las elecciones primarias del 14 de agosto han moldeado y definido el terreno para las elecciones del 23 de octubre. La enorme cantidad de votos a las listas oficiales en los distintos niveles (nacional, provincial, municipal) expresa, sin dudas, la recomposición, una vez más, de la legitimidad del gobierno. Esto se profundiza ante el resultado obtenido de la oposición de derecha. La presunta final entre la oposición de cara al candidato a ballotage que se dirimía el 14 de Agoto, no dejó a ningún ganador. Nadie salió segundo sino que varixs salieron tercerxs. El desconcierto y ya el reacomodamiento abunda en este sector.

Pero esto no es más que la foto. Si analizamos el resultado electoral de las primarias, sólo en comparación con el resultado electoral del 2009, la ecuación es básicamente opuesta. Mientras que ahora el gobierno aparece como el claro ganador, por ese entonces era la oposición la ganadora (en sus dos bloques: Unión Pro – Peronismo disidente y PRO – y Acuerdo Cívico y Social – UCR, Coalición Cívica y Partido Socialista). Este resultado, no era más que la expresión electoral de la derrota del gobierno en torno a la resolución 125 en el 2008. La oposición “campestre” no sólo aparecía con fuerza por resultar ganadora en la contienda de los votos sino, fundamentalmente, por expresar y contener parte de los sectores concentrados de la burguesía y una base social: las clases medias rurales y urbanas. Esta alianza se quebró a la luz de los resultados electorales recientes.

Desde ese entonces a esta parte mucha agua corrió. La oposición por derecha no logró consolidarse como opción de gobierno, plagada de rupturas y personalismos. El oficialismo retomó iniciativa política – económica. Logró sortear la principales consecuencias de la crisis económica mundial del 2008 – 09. Así, en el 2010 las tasas de crecimiento del PBI volvieron al 8%. El mayor desarrollo de la agroindustria y la persistencia de los altos commodities fueron clave también para desestructurar la fuerza social encabezada por el Capital rural. A su vez, varias medidas (como el Matrimonio Igualitario, Fútbol para Todxs, Asignación Universal por Hijo, Programa Argentina Trabaja), la consolidación de un aparato mediático y cultural oficial, la simbología mítica sobre la figura de Néstor y Cristina Kirchner, sedimentaron la nueva legitimidad oficial.

Ahora, la crisis política – social abierta con la resolución 125 se cerró. Las consecuencias políticas del principal conflicto que enfrentó y perdió el gobierno parecen haberse evaporado. De Mendiguren, titular de la Unión Industrial Argentina, emerge como la figura que ordena a los sectores concentrados, en oposición hasta hace poco, detrás del gobierno. Los sectores concentrados del campo y ramas industriales leyeron el resultado electoral, dejaron sus tímidas apuestas en lxs candidatxs opositorxs y se encolumnan detrás del gobierno con la expectativa de que éste sortee los efectos de la crisis mundial. Vale aclarar que el gobierno en todo este proceso, mal que le pese al relato oficial, siempre contó con el apoyo de grupos concentrados: Molinos, Deheza, Barrick Gold, Telefónica, Repsol YPF, etc., etc., etc., y estructuró un modelo de enormes beneficios para pocos: Pago sistemático de la deuda externa, altos índices de precarización laboral, enormes subsidios para empresas, concentración y extranjerización de la economía, destrucción de los bienes naturales por parte de empresas.

Pero también existe otra crisis que emergió en el transcurso del ciclo político social resolución 125 (2008) – primarias (2011) que, ante el resultado electoral, si bien no se cierra se ha suavizado fuertemente: las internas del gobierno. Es sabido que el Frente Para la Victoria, de la mano de Néstor Kirchner, ha construido una fuerza social heterogénea de apoyo. Desde el 2003 a la fecha, la misma se fue ensanchando (con sus altas y bajas, salidas y entradas). Con la muerte de Néstor Kirchner, claro padre y director de esa fuerza, las disputas internas crecieron. No es que las disputas internas ofíciales van anularse con el resultado de las elecciones, sino que se vuelven más tenues y maleables, ante la evidencia que la figura central y directora incuestionable es Cristina Kirchner. Es ella, en última instancia y ya no hay discusión, quien resolverá cualquier problema interno de envergadura.

Los desafíos para las organizaciones populares. Participar es + que votar

Además de los aspectos marcados, existe otro elemento que las primarias de agosto dejaron: el 77,82% del padrón fue a votar. Es un record, posicionándose por encima del promedio de asistencia en las elecciones presidenciales y parlamentarias definitivas (que rondan el 75%).

De aquellos fenómenos electorales con posterioridad al 2001 como el voto bronca, la baja cantidad de votantes, voto en blanco, actualmente concurrimos a una relegitimación de las elecciones. Gran parte de lxs trabajadorxs y el pueblo, además de elegir, con mayor o menor grado de conciencia, alternativas encabezadas por sectores de la burguesía, presentan expectativas en la instancia electoral como mecanismo para resolver algunos de los problemas.

Es de relevancia que el Frente de Izquierda de los Trabajadores haya logrado superar el 1,5 % de los votos en agosto y lograra disputar las elecciones de octubre. Creemos que, en parte, expresa el crecimiento de la organización popular políticamente independiente de lxs trabajadorxs en los últimos años. De todas maneras, el problema que ha significado para la izquierda superar este número y tener que recurrir a alianzas mediáticas (bajo el lema “un milagro para Altamira”) nos debe hacer reflexionar profundamente en torno a la dificultad para masificarnos. Los números obtenidos no deben ocultar la necesaria autocrítica del modo de pensar y hacer política por parte de la izquierda.

A su vez, consideramos que los desafíos principales de lxs trabajadorxs y el pueblo van más allá de llevar el reclamo al Congreso. Ellos siguen siendo la organización propia para enfrentar los variados problemas (precarización laboral, vivienda, salud, educación, etc.) y disputar la hegemonía oficial. Reconocemos la expectativa de gran parte de la población en el voto y, por ello, impulsamos la campaña “Participar es + que votar”. Con esto, intentamos alentar e impulsar los pequeños e importantes espacios reales de participación construidos de modo independiente en los sindicatos, universidades, escuelas, barrios, muchos de ellos desde el 2001. El fomento de la democracia de base, lejos de resultar una cuestión de forma, nos parece estratégico para prefigurar (anticipar) y crear el tipo de cambio social que anhelamos. También la manera de dialogar con lxs trabajadorxs que cuentan con expectativa en el voto lo buscamos hacer de una manera distinta y llamativa a través del teatro, la danza, el baile, como hicimos el viernes 14 de octubre en Quilmes, el sábado 15 en el Obelisco y el miércoles 19 en Plaza de Mayo.

Además, existe una razón más inmediata para alentar la organización propia. Junto con los problemas que el gobierno no resuelve (vivienda, trabajo precario, educación, salud), se va moldeando un escenario de respuesta represiva. Esto, hay que enmarcarlo en las proyecciones del gobierno pos elecciones de octubre (por ejemplo, salario promedio del 18%, este año había fijado el 24%) y, en particular, las posibles consecuencias de la crisis mundial para lxs de abajo. El oficialismo no pretende aparecer como un gobierno represor (dado, en parte, porque un sector social que expresa está en contra del método represivo tradicional) sino que desarrolla mecanismos visibles más complejos: Armados de causas y detención a sindicalistas combativos (por ejemplo, Sobrero), procesamiento a distintos luchadorxs, desalojo y represión nocturna de lxs docentes de ADOSAC, sofocamiento, presión y desalojo a lxs Qom y pobladores de Jujuy, tercerización de la represión en patotas (por ejemplo, Mariano Ferreyra).

Frente a este escenario, es preciso redoblar los esfuerzos por la organización propia, a sabiendas que ante un posible impacto de la crisis mundial a nivel local, serán las correlaciones de fuerzas y la organización propia las que limiten el ajuste a lxs de abajo. Esto, en el marco de un gobierno que ha vuelto a ganar amplia legitimidad política – social. De este modo, seguir ensayando intervenciones que apunten a dialogar con el conjunto social y desarticulen los mitos en torno al gobierno, asume toda actualidad.

Precarizándonos y quitándonos la vida: A un año del Asesinato de Mariano Ferreyra

Por joven, por precarizado, por luchador, por compañero militante, por morir a manos de la burocracia sindical, por pensar una sociedad diferente, porque todxs ese día morimos un poquito, junto a vos, como morimos junto a tantxs otrxs compas asesinadxs, por la policía, por la burocracia, por pensar y luchar en consecuencia. Porque a cada paso que damos intentamos cambiar lo que está establecido, lo que nos es impuesto. Porque la sociedad capitalista no nos basta y no nos gusta. Porque pensamos y hacemos todos los días para construir la alternativa. Porque nos sensibilizamos y nos indignamos ante el asesinato de un/a joven militante. Vas a estar en nuestra memoria colectiva, luchadora y militante. Mariano Presente. Ahora y siempre”. (J.M.)

La situación de precarización de la clase trabajadora argentina.

La realidad actual de la clase trabajadora en términos de precarización laboral es grave, dentro del modelo k los índices son muy altos y llegan casi al 40%. Esta situación de lxs trabajadores/as, pareciera no importar demasiado a la sociedad en general, el desinterés incluso alcanza a lxs mismxs precarizadxs. Algo sucedió el último 20 de octubre de 2010, las patotas de la Unión Ferroviaria asesinaron a Mariano Ferreyra en el marco del reclamo por pase a planta de trabajadores/as tercerizadxs del Ferrocarril Roca. Este conflicto sólo fue noticia por la represión, por la violencia, por la muerte que parece ser la única manera en que se pudo poner en agenda a nivel masivo algo que este gobierno intenta esconder: la precarización laboral, lxs trabajadores/as en negro, tercerizadxs, sin el goce pleno de sus derechos laborales. Esto afecta en la argentina a 4 millones de trabajadores/as.

Tapando el sol con la mano (contradicciones del “modelo k”)

Es común escuchar en plena campaña electoral el discurso “k” que propone profundizar el modelo. Luego de la crisis del 2001, sobre la base de un proyecto discursivamente progresista, un contexto económico internacional favorable que permitió el crecimiento y la generación de empleo, a la par de una devaluación sostenida del peso, lxs de arriba encontraron algo de estabilidad y bienestar general.

Como contra cara siniestra del progresismo “k“, la clase trabajadora se ve afectada por la inflación, cuestión que diariamente se puede notar en los bolsillos; a esto se suma los altos índices de precarización laboral que hoy rondan el 38% de la PEA¹, totalmente desprotegidxs frente a las patronales, excluidxs de la seguridad social y al margen de la negociación paritaria.

Precarizadxs y reprimidxs

Quizás uno de los puntos más importantes de la tercerización y precarización sea el vinculado a la represión de la protesta social, la abierta contradicción del discurso “k“ con hechos como el asesinato de Mariano, o la agresión sufrida por los docentes de Santa Cruz (salvajemente golpeadxs por parte de la patota de la UOCRA) demuestran que no es casual la alianza del gobierno con este sindicalismo patoteril y burócrata, ellxs actúan como fuerza de choque del mismo sindicato y del gobierno, cuando se necesita acallar las luchas por abajo. Este sindicalismo encabezado por la CGT ha devenido durante el gobierno “k” en un sindicalismo-empresario, ya que varixs de sus principales dirigentes (Pedraza, Moyano, Barrionuevo) son dueños de estas empresas tercerizadoras.

Hasta La Victoria Siempre compañero!

Mal que le pese a la burocracia sindical, comienzan a darse importantes pasos dentro de los sectores precarizados. Tanto la lucha de lxs tercerizadxs del ferrocarril, como lxs docentes, o lxs compañerxs que dieron nacimiento a la AGTCAP (Asociación Gremial de Trabajador@s cooperativ@s, autogestionad@s y precarizad@s) son ejemplo de esto.

Frente a tiempos de crisis económica a nivel mundial, donde luego de garantizada la reelección “k” resulta probable que el impacto de la crisis se profundice en Argentina, debemos estar fortalecidxs y organizadxs, observarnxs, hacer de la crítica un arma y de la lucha un medio, para que las crisis de lxs poderosxs no las paguen lxs trabajadores/as.

A un año de la muerte de Mariano Ferreyra: ¡¡¡Juicio y Castigo a todxs lxs responsables!!!.

¹ Nos referimos a lxs trabajadores/as en negro, grises (conocidos como trabajadores/as baratxs, inscriptxs a media jornada, categorizadxs fuera del convenio colectivo de actividad o en distinta categoría según sus reales prestaciones laborales, sin pago de horas extras etc.) tercerizadxs, monotributistas etc.

Balance y perspectivas del XXVI Encuentro Nacional de Mujeres.

Los días 8, 9 y 10 de octubre, en San Carlos de Bariloche, nos volvimos a encontrar como todos los años, miles y miles de mujeres para poder debatir, intercambiar experiencias y hacer sentir nuestras reivindicaciones más importantes con la movilización más grande que se haya visto en esa Ciudad: 15.000 mujeres en las calles haciéndonos escuchar.

Desde la COB-La Brecha viajamos más de cien compañerxs hacia el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), con muchas expectativas ya que fue nuestro primer viaje como corriente y en el que deseábamos poder dar a conocer todo el trabajo emprendido este año, y toda la experiencia acumulada que las organizaciones que conforman La Brecha tienen a partir del trabajo diario sobre la cuestión de Género. El balance es sumamente positivo ya que logramos intervenir en distintos talleres con diversas temáticas como: Mujer y trata de personas, Mujer y Violencia, Mujer y Derechos Humanos, Mujer y Sindicatos, Mujer y Salud, Mujer y Educación, Mujer y movimientos sociales, Mujer y arte, entre otros. Logramos así enriquecer nuestro conocimiento en los distintos debates y conocer e intercambiar experiencias con organizaciones de todo el país, con la perspectiva de seguir coordinando y unificando las luchas desde abajo.

Creemos que el Encuentro Nacional de Mujeres es un espacio importantísimo para la lucha de género que damos desde distintos lugares, con la perspectiva de una sociedad nueva sin explotación ni opresión de ningún tipo. Hace muchos años que quienes trabajamos con esta temática venimos demostrando que debemos seguir organizándonos contra la violencia de género, contra las redes de trata, contra la desigualdad en los ámbitos de trabajo, por educación sexual, por el aborto legal seguro y gratuito, por acceso a la salud para todxs, mencionando sólo algunas de las problemáticas que hoy en día afectan a amplios sectores de la sociedad y específicamente a las mujeres.

El ENM permitió, a las organizaciones que formamos parte de la COB-La Brecha, dar a conocer nuestros trabajos en los distintos espacios en los que intervenimos: facultades, barrios, espacios culturales, entre otros; para, de esta manera, poder seguir construyendo y fortaleciendo herramientas colectivas que sean útiles para la construcción cotidiana de una perspectiva antipatriarcal en nuestra sociedad. Es así, que pudimos mostrar la experiencia de “Casas de Mujeres y equipo interdisplinario”, dando a conocer la manera en que abordamos la problemática de la violencia hacia las mujeres. En este punto tenemos muchos desafíos por delante, uno de ellos es el de impulsar con todas las organizaciones y compañerxs interesadxs la “Campaña contra la violencia hacia las mujeres” para el año 2012. Denunciando y reclamando que las legislaciones sobre esta temática, conquista de las luchas populares, deben efectivizarse y otorgarse los recursos adecuados para que esto pueda realizarse.

Para el año próximo se ha decido colectivamente que el XXVII Encuentro Nacional de Mujeres se realice en Posadas–Misiones, por ser un punto clave en las redes de trata que año tras año secuestran y esclavizan a cientos de mujeres y niñas en todo el país. Será otra gran oportunidad para demostrar que, construyendo poder popular desde abajo, mujeres y hombres podemos avanzar en la consigna que este año llevamos al ENM: “Contra el Patriarcado y el Capitalismo, organizadxs y en lucha”.

¿Centro o periferia cultural?

“A las mujeres infieles las matan, pero eso no importa porque es cultural”.

Es cultural. Esta afirmación pareciera justificar todo, la cultura es buena en sí misma, es ahistórica y, por lo tanto, reproductiva. ¿Y qué reproduce? Lo actual, lo que ya está. Es por esto que desde COB La Brecha discutimos con estas posiciones y proponemos una cultura bien distinta, una cultura que cuestione, que derribe los mitos que garantizan la reproducción. Porque luchamos por un cambio social, donde las cosas sean distintas, donde no nos acostumbremos a la precarización laboral, donde no nos acostumbremos al asesinato de Mariano Ferreyra, donde algunos juicios no nos hagan olvidar la necesidad de avanzar realmente en justicia por nuestrxs 30.000 compañerxs detenidxs y desaparecidxs, donde no sea “cultural” la trata y el patriarcado, donde la cultura no se nos presente como un ambiente ajeno que nos tocó y padecemos mansamente, sino que seamos nosotrxs mismxs lxs que la construyamos concientemente en el día a día, con nuestra participación directa.

La cultura es una dimensión de disputa más en la que los trabajadores y las trabajadoras debemos dar la batalla. Apostando a su socialización crítica, derribando los mitos del individualismo que dificultan nuestra lucha, generando alternativas de participación que cuestionen la cultura hegemónica y que discutan con los diferentes gobiernos que se esfuerzan por regimentar todo lo que se mueve, institucionalizándolo, castrándolo.

La “batalla cultural” adquiere infinidad de formas, en este tercer número de “Abre Brecha” exploraremos una de esas formas, la de Centro Cultural, para lo que nos introduciremos en una situación particular y actual que está aconteciendo en uno de los Centros Culturales en los que activamos desde COB La Brecha, se trata del Raymundo Gleyzer de Quilmes.

Independencia

Antes de entrar en la situación particular comentaremos algunas características generales que tienen los centros culturales independientes.

Cuando hablamos de independencia hacemos referencia a una independencia doble, del Estado y del mercado. Los centros culturales son independientes del Estado en tanto no se subordinan a sus gobiernos y aparato, sino que tienen una vida y dinámica propia, porque son autónomos y de clase; pero no autonomistas, porque entienden que la sociedad es una y lxs trabajadores/as debemos ganarla, organizándonos y luchando en todas partes, sin aislarnos. Independientes del mercado porque no entienden a la cultura como una mercancía, sino como un conjunto de relaciones que, hegemónicamente, hoy son mercantiles pero contra las que debemos luchar, anteponiendo las relaciones humanistas que pretendemos, relaciones y valores que prefiguren la sociedad del futuro que día a día construimos. Es por esto que los centros culturales independientes ponen al hombre en el centro de la cuestión, de lo que se deriva que buscan la sustentabilidad y no la rentabilidad.

¿Centro o periferia cultural?

Podríamos afirmar que los centros culturales independientes son espacios que organizan la periferia cultural, que intentan erigirse como una alternativa, precisamente, a los circuitos oficiales y mercantiles. Espacios que buscan que lxs trabajadores/as de la cultura tengan un lugar en el cuál expresarse.

Por otra parte los centros culturales son espacios que permiten la socialización crítica de bienes culturales, decimos crítica porque no entendemos al bien cultural como un saber enciclopédico que se pasa de generación en generación, sino como un conocimiento que se produce colectivamente y debemos luchar porque el proceso sea consciente.

El centro, que en este caso son el mercado y el Estado, intentan imponer su lógica a todas las expresiones culturales de la periferia, sea poniéndoles precio o institucionalizándolas. Ambos mecanismos domestican y castran las iniciativas de los luchadores.

El kirchnerismo es un gran especialista en castrar movimientos culturales combativos, es un especialista de la batalla cultural, combina hábilmente el uso de la fuerza y el consenso. Por su parte, el macrismo es un poco más tradicional (por no decir rústico); recurre, sin conflicto, a los desalojos ilegales.

En este escenario es que se hace cuesta arriba la militancia cultural en la actualidad. En este escenario es que debe comprenderse la situación que atraviesa el Centro Cultural Raymundo Gleyzer.

El Centro Cultural Raymundo Gleyzer (CCRG)

Hace aproximadamente dos años, en Quilmes, nace el CCRG como espacio de participación, resistencia, socialización crítica, expresión y creación cultural. Quilmes se caracteriza por ser fundamentalmente austero en cuanto a circuito cultural, la afirmación se hace más grave si nos referimos al circuito cultural independiente. Es por esto que el Gleyzer se activó rápidamente. En el corto plazo tomó vida y se llevaron adelante innumerables actividades de diverso tipo. Ciclos de cine, exposiciones plásticas, intervenciones artísticas, eventos musicales, ollas y meriendas populares, talleres de lectura, de expresión musical, de teatro, de pintura, jornadas de armado de juegos y actividades, son algunas de las iniciativas que rápidamente se convirtieron en el día a día del Centro Cultural.

El CCRG funciona en Sarmiento 836 en una casona que compañerxs nuestrxs poseen hace 25 años a título de dueño, hecho que les da el derecho a tramitar la propiedad del inmueble. En ese proceso está el Centro Cultural, pero resulta que el mismo terreno fue asignado para la construcción de la nueva sede de la Escuela de Enseñanza Técnica Nº5. Esto abre una disputa judicial de difícil resolución, que lejos está de reflejarse en el terreno social. Se trata de un colegio y un centro cultural, ambos deben existir.

Es por esto que los integrantes del Raymundo Gleyzer salieron rápidamente a plantear la necesidad de poner el eje en la cuestión social y, por eso mismo, de pedir la intervención del municipio para que consiga otro terreno. No puede ser que en Quilmes exista sólo un terreno para dos proyectos que son legítimos. Impulsaron la Campaña por la cultura y la educación, con el slogan “¿Por qué destruir? Queremos Colegios y Centros Culturales”.

Pero una fuerte campaña de difamación y criminalización ya estaba en camino. Causas judiciales penales de intimidación, falsas acusaciones en los medios locales, abusos policiales, fueron algunos de los ataques de los que el CCRG fue víctima.

Por tratarse de un espacio independiente, difícilmente pueda interesarle a algún tipo de poderoso defender los aportes que el Gleyzer hace al desarrollo de la cultura en la ciudad de Quilmes. Es por esto que los únicos que denunciaron el falso y dañino debate entre cultura y educación fueron las organizaciones del campo popular y los artistas y activistas independientes.

El pasado viernes 14 de octubre el Centro Cultural Raymundo Gleyzer, acompañado de muchísimas organizaciones, movilizó al municipio de Quilmes para pedir: 1) El cese de la campaña de difamación y criminalización; 2) la búsqueda de un terreno y 3) la creación de una mesa entre las organizaciones culturales independientes y la Secretaría de Cultura y Educación, para que quienes no están alineados al gobierno puedan discutir también las políticas culturales del gobierno municipal. Una delegación fue atendida por el gobierno municipal y se comprometió a garantizar los tres puntos. Al cabo de cuatro días el Centro Cultural ya fue llamado a una nueva audiencia.

En síntesis, la movilización resultó ser un enorme triunfo para las organizaciones culturales independientes de Quilmes. Un triunfo parcial que sólo podrá ser concretado con la iniciativa y la movilización.

La Brecha Cultural

Este caso particular nos ayuda a visualizar la especificidad de los centros culturales independientes. Desde COB La Brecha creemos importantísimo generar estos espacios de encuentro y resistencia, espacios de creación contracultural y de desarrollo artístico. Debemos construir día a día esa brecha cultural, independiente, combativa y transformadora.

Es por eso que no sólo activamos en el Centro Cultural Raymundo Gleyzer (Sarmiento 836 Quilmes), sino que también lo hacemos en la Casa José Martí (Senillosa 2092, Boedo, Capital), en el Centro Cultural Pampero (Vieytes y Otamendi, Quilmes), en el Galpón de Tolosa (3 y 526), en el Centro Cultural “Patas Arriba” (Braile 470, Barrio Lagos del Bosque, Merlo), en el Galpón Cultural de Claypole (Aquino 525, localidad de Claypole, Partido de Alte. Brown), en el Escaramujo, en la Biblioteca Popular Carlos Fuentealba, por nombrar sólo algunas de las experiencias culturales que llevamos adelante desde COB-La Brecha.

En todos estos Centros Culturales, día a día nos organizamos para disputar en todos los terrenos. Para proponer una cultura alternativa y transformadora. Para que cada vez seamos más lxs que nos organizamos y luchamos por un cambio social. Para que finalmente llegue el día en que la participación, las asambleas, la solidaridad, la crítica, la autogestión; en síntesis, la lucha emancipatoria, no sorprenda a nadie, sino que “sea cultural”.

¡Construyendo derecho crítico!

Nuevamente, como lo venimos haciendo desde hace ya cinco años, lxs estudiantes de derecho de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), nos encontramos a polemizar sobre qué tipo de abogadx queremos ser. Con gran satisfacción, en este 2011 llevamos adelante las V Jornadas de Derecho Crítico.

De esta forma, continuamos eligiendo este espacio como marco centralizador de la tarea que nos damos día a día en las universidades, en los barrios, en las cárceles, entendiendo que una de las tareas que tenemos como estudiantes es poner en crisis al tradicional rol de lxs abogadxs, repensarlo y resignificarlo, apuntando a un profesional comprometido con el campo popular, por y para el pueblo.

Este año, nos encontramos con la particularidad de que las Jornadas se dieron en pleno proceso de reforma del Plan de Estudios de nuestra carrera. A no sorprenderse, ningún cambio de paradigma, la misma orientación, pero con un maquillaje más aggiornado. Dentro de este proceso, tanto el Movimiento Independiente Universitario (MIU, en CAUCE-UNLP) como La Ciega (Colectivo de abogadxs populares), creemos fundamentales los aportes y herramientas que como estudiantes y abogadxs tenemos para sumar. Partiendo de entender a la actual carrera como una fábrica de profesionales pre-moldeadxs, con una clara orientación: ser exitosxs, a costa de lo que sea. Ponderar nuestro renombre y bienestar por sobre el de lxs demás. Continuar reproduciendo la lógica de prestigio que conlleva ser abogadx, una especie de casta que se pretende posicionar por encima de la sociedad. Técnicxs irremplazables del derecho, unicxs capacitadxs para entenderlo y ejercerlo.

Entendemos que la Universidad, en tanto institución del estado, reproduce lo que este necesita, profesionales que hagan respetar la propiedad privada por sobre todo, técnicxs moldeados que apliquen la justa ley, funcionarixs que calienten sillas en las reparticiones públicas. Para ello, la Facultad se encarga de ir allanando el camino. No vaya a ser que nos topemos con la cruda realidad de la práctica profesional, no no, por ello piensan en lxs estudiantes y se encargan de prepararlxs. Con las formalidades que el mundillo demanda, se nos enseña a tratarnos de falsxs doctorxs, a vestirnos como el estereotipo del cuervo manda, a comunicarnos de manera tal, que sólo lxs colegas puedan entendernos. La meta a alcanzar es el estudio propio, el ejercicio de la profesión liberal, el abultamiento de nuestras billeteras.

Con una curricula que apunta claramente al derecho privado, ponderando ramas como civil, comercial, entre otras, se nos priva de cualquier posibilidad de ver al derecho en favor de lxs excluidxs de siempre. Sumado a esto, la escasa práctica, continúa con la lógica de cerrar el derecho al ámbito de la academia, en la facultad nos iluminamos, y en la práctica oscurecemos.

La importancia que el derecho esgrime, dentro de los estados, en tanto discurso de verdad, es ineludible. Por y en él se cristalizan los principios y necesidades del estado burgués. Es por ello que como militantes del campo popular debemos incidir en esa condición de verdad, aportando herramientas jurídicas para aquellxs que transiten el camino del cambio social, en pos de una sociedad sin excluidxs.

Conocimiento crítico

El derecho es, sin lugar a dudas, un sistema de control social. Él es quien nos dice qué conductas están prohibidas, cuáles están permitidas, que conductas son valiosas y cuáles no, etc. Incluso llega a apropiarse del concepto de justicia, planteándose como sinónimo de justicia, y por lo tanto haciéndonos creer que tanto la legislación, como los fallos judiciales, responden a dicho criterio.

En nuestra Facultad, es ésta la manera en que se encara la enseñanza del derecho. Basándose, principalmente, en la enseñanza del derecho positivo y de la jurisprudencia. Ni bien entramos a la Facultad nos adoctrinan, y en el momento en que se agota el derecho positivo, se plantea que todo eso responde a la “norma hipotética fundamental”, la cual, obviamente, no estudiamos ni problematizamos sobre su significado. Luego nos enseñan las maneras de interpretar las normas jurídicas positivas, y así nos lanzamos al estudio de las mismas.

De esta manera, en las cursadas esto se traduce muchas veces en llegar a la situación de tener que aprender artículos de memoria, para luego ir y repetirlos en la instancia en que lxs profesorxs decidan. Esto responde a un concepto de educación bancaria, donde lxs alumnxs, y el o la profesora se interrelacionan de manera unidireccional, y son éstxs últimxs quienes vienen a depositar en lxs alumnxs los conocimientos que ignoran.

Así, vemos que se limita totalmente la participación de lxs estudiantes a ser meros receptorxs de conocimiento. Y esto, principalmente, elimina la posibilidad de toda reflexión, problematización y crítica de lo que se estudia. Pensar qué sentido tiene una norma, a qué ideología o intereses responde, con qué intención se hacen las distintas interpretaciones jurídicas, qué se busca cuando se elaboran las distintas posiciones doctrinarias, es algo sobre lo que rara vez discutimos. Se nos quiere hace olvidar que el derecho es un producto cultural, que es creado por el hombre y para el hombre, y como tal, responde a concepciones, intereses y modos de entender la realidad. Si a lo largo de nuestra carrera sólo nos quedamos con los conocimientos del derecho positivo que se nos quiere impartir, no habremos estudiado derecho, sino simplemente nos habremos recibido de normólogxs (es decir, conocedores de la norma).

Y es esto a lo que llamamos derecho crítico. Es indispensable encarar al derecho desde una óptica distinta, tener la posibilidad de pensar al derecho independientemente de la norma jurídica positiva, para de esta manera reflexionar sobre ella y, sobre todo, poder emitir un juicio de valor. Sin recorrer este camino, nos será imposible la transformación del orden jurídico vigente. Es por eso que, entendido desde una perspectiva crítica, el derecho debe ser una herramienta de la que todxs podamos apropiarnos y para ello el primer paso es conocerlo, poniéndolo en crisis y así luchar contra lo injusto y desigual, este es el rol que entendemos que lxs profesionales del derecho deben asumir.

El derecho, como sistema de control social, responde lógicamente a los intereses de la clase dominante. Por lo tanto, el derecho ordena y garantiza el sistema social en el que vivimos, donde la desigualdad de las clases sociales es una realidad. Pero el derecho no es un sistema completo y acabado. El mismo presenta grietas (generadas por la lucha social, que obliga a las clases dominantes a tener que hacer concesiones a las clases oprimidas) y así, desde su estudio podemos conocerlas y atacarlas. Es por esto que el derecho, más allá de ser producto de la clase dominante, es también una herramienta para el cambio social. Todxs tenemos derechos, y partiendo de su conocimiento podemos luchar por ellos y ejercerlos. Por eso entendemos la cabal importancia que presenta el socializar nuestros conocimientos, ya que a pesar de que el derecho se reputa conocido por todxs sin admitir prueba en contrario, la realidad nos muestra qué lejos se está de ello.

¿Dónde estuvimos?

Todos los miércoles de Octubre: No al desalojo del Centro Cultural Raymundo Gleyzer. Campaña por la cultura y la educación.

Lunes y martes de Octubre: Audiencia públicas en el marco del Juicio a los genocidas conocido como “Circuito Camps 2” desde las 10 hs en la sede de la ex Amia, La Plata. Convoca: Comisión de DDHH (Colectivo de Abogadxs populares La Ciega, MIU, e independientes).

Domingo 2 y 9 de Octubre: 2º y 3º Ensayo General de la Campaña por una Democracia Directa y Participativa en Costanera Sur.

El 8, 9 y 10 de Octubre: XXVI Encuentro Nacional de Mujeres en San Carlos de Bariloche. Río Negro

Martes 11 de octubre .taller con los estudiantes de una escuela pública abordando la problemática de discriminación. Conjuntamente entre la comisión de trabajo barrial de La Ciega y el MIU, y El colectivo de trabajadorxs de la Educación

12 de octubre: Presentación de las declaraciones (por medios audiovisuales) de Julio López y de Adriana Calvo en el juicio “Circuito Camps 2”. Al finalizar, acto y movilización.

12, 13, y 14 de Octubre: Quintas Jornadas de Derecho Crítico. UNLP Derecho. Organiza: MIU y LA Ciega.
Charlas debate sobre: Violencia sexual y de género en el marco del terrorismo de Estado en  Argentina. Crisis Habitacional y Derecho a la Vivienda. La Precarización Laboral Como Violación al Derecho del Trabajo. Proyección de cortometrajes sobre: Procesos de ocupación de tierras y desalojos. Problemática carcelaria en Argentina, a cargo de la Comisión de Cárcel de CAUCE. Acceso a la Justicia de mujeres en situación de violencia.

14 de Octubre. Peña y Varieté en el Galpón de Tolosa (calle 3 y 526), con bandas en vivo y artistas invitados. Para recaudar fondos para la Campaña por una democracia directa y participativa.

14 de Octubre: Jornada político cultural por una democracia participativa en Quilmes.

15 de octubre: Estreno de la Actividad por una Democracia Directa y Participativa en el Obelisco.

19 de octubre: Segunda presentación de la Actividad por una Democracia Directa y Participativa en Plaza de Mayo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: