A cinco años del asesinato del compañero Carlos Fuentealba: el mismo grito, la misma lucha!

Durante los 5 años que pasaron desde el asesinato de Carlos Fuentealba hubo continuidades y rupturas en el plano político Neuquino. Por un lado, continúa gobernando el mismo partido garantista de impunidad para los responsables de éste como de otros tantos crímenes de clase. La misma Justicia sigue protegiendo a esta mafia con poder y no hubo avances en la causa Fuentelaba II, causa que juzgaría y condenaría al ex gobernador Jorge Sobisch  entre los responsables políticos de la brutal represión de Arroyito en la que fusilaron a Carlos.  Además, el actual gobierno de Jorge Sapag mantiene la misma lógica represiva de Sobisch,  prueba de ello fue el despliegue de policías, militares y vallados que montó este último 24 de Marzo en las calles neuquinas. Es decir, las mismas fuerzas policiales siguen actuando en la provincia con total impunidad y libertad para el abuso de poder y la represión.

Pero también hubo cambios y son éstos los que más nos preocupan. El corte de ruta en Arroyito fue votado por la mayoría de las/los docentes en asamblea, pero Carlos no votó a favor de la medida. Sin embargo, la tradición sindical combativa de ATEN marcaba el rumbo de la lucha cada uno/a  sus militantes más activos. Fueras o no de la conducción, las decisiones de las asambleas se respetaban y en Arroyito estuvieron muchas/os militantes que no habían estado de acuerdo con la medida.  Incluso, algunas organizaciones político sociales también entendieron la lógica de un sindicato en donde sus bases mandan y, a pesar de no compartir, estuvieron presentes en el corte.

Esa tradición sindical a la que Carlos Fuentealba fue consecuente, y a la que miles de militantes de ATEN adhieren, hoy está en juego gracias a quienes conducen el sindicato bajo formas alejadas de los espacios de las bases y de la lucha social; gracias a quienes fueron  encantados por el Gobierno Nacional y por lo tanto entregan el sindicato a un diálogo de conciliación con el gobierno responsable del asesinato de Carlos.

En una provincia de tradición combativa como Neuquén, nos resulta inconcebible ver a la conducción del sindicato docente jugar la interna del partido que terminó impunemente con la vida de Teresa Rodríguez, de Silvia Roggetti y de Carlos Fuentealba. Partido que gobierna extractiva y represivamente la provincia hace más de 50 años, que viene vaciando presupuestariamente derechos inalienables como son la educación y la salud y  que ahora pretende imponer  – sin la participación de las/los trabajadoras/es docentes-  una Ley que perpetúa la concepción mercantil de la educación, que profundiza el privilegio hacia las escuelas privadas incrementándoles recursos, etc.

Podríamos mencionar las mejores características del compañero Carlos, reivindicar su compromiso como trabajador, como militante y como docente. Pero ante todo, y evitando caer en el culto a su persona, consideramos que la mejor manera de recordarlo es exigiendo justicia y –sobre todas las cosas- manteniéndonos de pie en la lucha por las causas justas. Porque Carlos era también la expresión colectiva de un sindicalismo luchador, que reivindicaba a Tosco y repudiaba a Vandor.

A cinco años de su asesinato: Carlos Fuentealba Presente!!!

Cárcel a Sobisch y a todos los responsables políticos de su asesinato.

Ningún/a trabajador/a más asesinado ni por los gobiernos de turnos ni por las patotas de la burocracia.

Basta de represión y persecuciones a las luchas sociales.

No a la ley antiterrorista.

No al proyecto X.

 

Corriente de Organizaciones de Base La Brecha – Regional Comahue

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: