Organizadxs, solidarixs y en lucha, vamos por lxs responsables!

Organizadxs, solidarixs y en lucha,

vamos por lxs responsables!

A casi una semana de la que tal vez haya sido la peor catástrofe climática que sufrió la región, tenemos que soportar que los Gobiernos nacional, provincial y municipal mientan en la cifra de lxs muertxs y desaparecidxs para que no aumente el descontento social.

Pero el efecto generado por esta política de ocultamiento es inverso. En cada uno de los barrios afectados y en toda la ciudad crece la bronca porque nos están mintiendo en la cara. Los vecinos y las vecinas de la ciudad, lxs trabajadorxs de las morgues, del cementerio y de los Hospitales, tienen información concreta y probatoria de que las muertes son mayores. El Estado dispuso un gigante operativo de ocultamiento de información y amedrentamiento a lxs laburantes que tienen datos certeros.

Por esta razón confeccionaron la nómina oficial de 51 muertxs sólo sobre la base de denuncias penales que pasaron por el sistema judicial y dejaron afuera a aquellxs desaparecidxs que no fueron denunciadxs o reclamadxs por familiares, y ocultan deliberadamente los informes de las morgues de los hospitales, casas de sepelios, e informes de la policía en los que consta que lxs muertxs y lxs desaparecidxs son mayores.

¡En nuestros barrios siguen faltando vecinxs!
No olvidamos ni perdonamos

No estamos dispuestxs a olvidar que las más 100 muertes y los enormes daños que sucedieron el 2 de abril, no fueron casualidad. La ciudad de La Plata se inundó de manera severa cuatro veces en ocho años. ¿No les bastó con este alerta?

El problema es que desde hace más de 15 años que los Gobiernos provincial y municipal se dedicaron a hacer negocios con las empresas constructoras y las cámaras inmobiliarias para llenar de edificios la ciudad sin la más mínima planificación urbana, mientras que miles y miles de familias pobres son condenadas a vivir en los márgenes en viviendas precarias, sin servicios de luz, agua y cloacas, a las que además se les niega el derecho a regularizar las tierras en las que viven desde hace años.

Esta situación es fruto del nefasto Código de Ordenamiento Urbano impulsado por el intendente Pablo Bruera para instalar edificios de forma masiva, encarecer el precio de los alquileres y de las viviendas en el casco urbano y condenar a los sectores más pobres a vivir en las peores condiciones. No olvidamos tampoco que el jefe comunal anterior, Julio Alak, hoy Ministro de Justicia de la Nación, fue el que permitió extender la cantidad de pisos permitidos para los edificios en el casco urbano.

Esto, más las gigantes falencias de obras como la Autopista La Plata-Buenos Aires y el Estadio Único, fueron denunciadas miles de veces por asambleas de vecinxs, organizaciones sociales y profesionales.

Esto va de la mano de un modelo productivo que rige a escala nacional y a nivel mundial, que degrada la naturaleza en pos del lucro empresario y la rentabilidad capitalista: la megaminería, los desmontes indiscriminados, el monocultivo de soja, la urbanización no planificada, son distintas caras del mismo problema. Con este modelo ganan unos pocos empresarios y perdemos lxs trabajadorxs y el pueblo.

No es un detalle menor que en el mismo momento que se evaluaban los daños por la inundación, el Gobierno nacional disponía de más de 3.300 millones de dólares de las reservas internacionales para cancelar deuda con los organismos internacionales. Tras diez años de crecimiento económico el Gobierno nacional sigue priorizando el pago de la deuda por sobre las necesidades sanitarias, educativas y de infraestructura.

Es claro que acá hay responsables políticos concretos, comenzando por Bruera, al cual exigimos su renuncia, y toda su gestión, porque son los máximos culpables de la situación. El intendente y muchos otros funcionarios, no pueden ni caminar por la ciudad porque lxs vecinxs exigen que se vayan ya.

Queremos respuestas

Nuestros barrios piden respuestas concretas. Desde el día de la inundación una sola cosa quedó bien clara: fue el denodado accionar solidario de lxs vecinxs, de organizaciones sociales y políticas, ONG´s, centros culturales, el que dio la mayor respuesta al desastre.

El accionar del Estado se limitó a militarizar los barrios, hostigando a los vecinos y las vecinas que se organizaban en asambleas y piquetes para reclamar algo tan básico y concreto como comida y colchones. Los Gobiernos nacional, provincial y municipal se enfrascaron en sus internas entre punteros, que se quedaban con la mercadería y los recursos que había que repartir a las familias más necesitadas mientras se vivían situaciones desesperantes en distintos puntos de la ciudad.

Lo que conseguimos para paliar la situación fue fruto de las donaciones solidarias y de las movilizaciones que realizamos a Municipio y Desarrollo Social de la Provincia para arrancarle recursos que son nuestros. En ese camino seguiremos en cada barrio organizándonos para reclamar que los Gobiernos dispongan de más mercadería, de materiales para la reconstrucción de nuestras casas, de la infraestructura barrial (cloacas, desagües, etc), y fundamentalmente de medicamentos, porque tras la inundación las familias corren peligro sanitario.

Y lo que tiene que quedar claro es que los recursos no pueden seguir bajando a los punteros del PJ que se quedan la mercadería para distribuirla discrecionalmente. Todo lo que el Estado baje tiene que ir directamente a las asambleas que lxs vecinxs conforman en los barrios de manera democrática.

Organizadxs, solidarixs y en lucha, tenemos que tener la madurez necesaria para gestar entre las organizaciones políticas, sociales, barriales, culturales, asambleas vecinales, un frente de lucha para pelear por lo que es nuestro.

Tenemos que exigir la reparación inmediata de nuestras escuelas y hospitales, que quedaron destruidos y que ya venían siendo abandonados por los Gobiernos provincial y nacional. A su vez, es hora de ir avanzando en el reclamo de las obras de infraestructura hídrica y de los planes de vivienda que nunca se realizaron, porque esta situación volverá a ocurrir si no hay modificaciones de fondo.

 

Por esto y mucho más, exigimos:
–        ¡Que difundan las cifras reales de lxs muertxs por el temporal! ¡Basta de mentirnos en la cara!
–        ¡Fuera Pablo Bruera de la Intendencia!
–        Reparación inmediata de las viviendas, escuelas y hospitales afectados; materiales para la construcción; obras públicas para los barrios
–        Medicamentos y material sanitario para enfrentar los problemas de salud generados por la inundación
–        Obras de infraestructura hídrica
–        Viviendas dignas

 

Regional La Plata:

Movimiento 7 de Abril en el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL); Colectivo de Abogadxs Populares La Ciega; Centro Social y Cultural El Galpón de Tolosa; Corriente de Agrupaciones Universitarias Contra la Explotación en la UNLP (CAUCE); MOSTRO artistas por el cambio social; Movimiento Cultural Hagamos Lo Imposible (HLI); Brecha Sindical; Colectivo de Trabajo Social Praxis.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: