Ante el ataque a la organización sindical: Unidad, solidaridad y participación

El martes pasado fueron detenidos cuatro delegados de la Junta Interna de ATE Educación (Silvia Valdez, María Inés Uro, Miguel Ciappina y Alejandro Sánchez Moreno) y un integrante de la agrupación estatal “Hijos del 55”, Marcelo Arditi, todos trabajadores y trabajadoras de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE).
La violenta detención fue realizada por efectivos de la Policía Bonaerense vestidos de civil con armas en la cintura, cuando los delegados salían de una reunión en las oficinas del encargado de la negociación colectiva de la cartera educativa, Daniel Montes de Oca, que claramente les tendió una emboscada.
Minutos después, Marcelo Arditti, fue detenido bajo la misma violenta modalidad al salir de la Torre Administrativa I de La Plata, como se observa en un video capturado en el hall del edificio que fue difundido en la página web de ATE y en las redes sociales, en donde se ve claramente que se lo llevan en un auto sin identificar, como en los momentos más graves que vivió nuestro país.
Se trata de un capítulo más de la avanzada represiva del Estado contra la organización de los trabajadores que reclaman sus derechos, que va en la misma línea de la represión a los pueblos originarios que pelean por sus tierras, a quienes se organizan para frenar la contaminación y el saqueo de la megaminería o para luchar contra los megaemprendimientos inmobiliarios a costa de dejar sin vivienda digna a millones de compañeros y compañeras.

Respuesta ejemplar
La respuesta fue inmediata. Una hora después de que los detenidos fueran llevados a la DDI, ya éramos 250 compañeros y compañeras pidiendo su liberación afuera. Trabajadores y las trabajadoras de la DGCyE, con el apoyo a otras juntas internas de ATE y laburantes de distintas dependencias estatales, trabajadores de la salud, docentes, judiciales, municipales, del astillero Río Santiago, junto a una decena de organizaciones estudiantiles, sociales y políticas, en unidad acompañando a los y las detenidas cuando fueron llevados a Tribunales, manteniendo cortes durante todo el día, bloqueando las salidas para impedir que pasaran la noche en un penal, y luego al otro día generando una concentración de más de 800 compañeros y compañeras en el marco del paro provincial de ATE.
Ante la violencia policial e institucional desplegada por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y la Justicia bonaerense contra los compañeros y compañeras, nosotros desplegamos la solidaridad y la unidad de la clase trabajadora y sus organizaciones gremiales, sociales y políticas: ¡nos tocan a uno/a, nos tocan a todo/as!

Un ataque a la organización sindical
Tras la lucha llevada a cabo el año pasado contra el desdoblamiento del aguinaldo, que generó lazos de unidad entre todos los trabajadores y trabajadoras estatales que estaban afectados, rompiendo la fragmentación y aislamiento que se intentaba imponer desde el Estado y desde algunas direcciones sindicales, la Gobernación intenta ahora asestar un duro golpe a la organización sindical.
No es casual que el ataque sea a la DGCyE, fue ahí donde el año pasado se realizó una lucha ejemplar, con asambleas multitudinarias, con una intensa participación de los trabajadores en las decisiones, con medidas de lucha como la toma de la sede que duró 11 días y se transformó en uno de los epicentros de organización de toda la pelea contra el desdoblamiento del aguinaldo y el ajuste del Gobernador Daniel Scioli.
Desde La Brecha Sindical rescatamos la respuesta del conjunto de los trabajadores y trabajadoras y de las organizaciones. Entendemos que el ajuste salarial y en las condiciones laborales que llevan adelante los Gobiernos nacional y provincial demandará mayores respuestas unitarias y solidarias, sobre todo en un contexto de claro ataque a la organización sindical.
El hecho de que se reactivara una causa por “coacción agravada” que fuera iniciada el año pasado por Nora De Lucía contra cuatro miembros de la junta interna de ATE y otros dos compañeros, es un intento del Gobierno por criminalizar los justos reclamos salariales y sobre todo la organización de los trabajadores. Ante esta situación, nuestra respuesta tiene que ir en la senda de profundizar los lazos de unidad, solidaridad y participación de los trabajadores y trabajadoras para pelear contra las nefastas políticas de ajuste y vaciamiento de la salud, la educación y de los programas sociales.

  • Desprocesamiento de los compañeros y compañeras de la DGCyE
  • Investigación y desplazamiento de las fuerzas policiales que intervinieron en las detenciones
  • Basta de criminalizar y judicializar la organización sindical y las protestas sociales
  • Reapertura de las paritarias, aumento del 30% en camino a la canasta familiar
  • No a los topes en las asignaciones familiares
  • Basta de ajuste en la salud, educación y programas sociales
  • Basta de precarización laboral
  • Fuera Nora De Lucía de la DGCyE

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: