Justicia para nuestros pibes asesinados por el gatillo fácil!

954791_10151472811943354_823783493_n

Justicia para nuestros pibes asesinados por el gatillo fácil!

El 3 de junio se cumplen tres meses del asesinato de David Vivas (21) y Javier Alarcón (15)
a manos del capitán Alfredo Alberto Veysandaz, de la Comisaria 1° de Quilmes. En el hecho, también resultaba herido Marcelo Luque (23), hermano de Javier. Ocurría así otro episodio de gatillo fácil, esos que se llevan a un pibe de barrio cada 28 hs.

Todo ocurrió el domingo 3 de marzo por la mañana. Un grupo de 15 chicos (en su mayoría mujeres) volvía de bailar caminando por la calle cuando se cruzó con el policía, que retornaba en auto de terminar su turno. La impaciencia de Veysandaz por querer pasarlos desató un mero intercambio de insultos entre ellos, que terminó con el asesinato a quemarropa de los dos chicos y la herida al tercero que también fue baleado y afortunadamente sobrevivió.

La policía quilmeña encubrió al asesino desde el primer momento, limpiando la escena del crimen y los elementos intervinientes; dando una falsa versión a los medios de comunicación; presionando a los testigos y a los medios que se acercaron a difundir la historia; intentando negociar para que el hecho no tome visibilidad, instando a la familia a negociar la muerte de sus seres queridos. Algunos cómplices de estos hechos son el subcomisario Godoy y el jefe de cuadrilla Adrián “Facha” Scalice.

Otro caso similar tuvo resolución recientemente el 21 de mayo. Es el caso de Jonathan Luna, asesinado el 17 de enero de 2009 en un pub de Berazategui. Tenía 20 años cuando fue asesinado por Carlos Néstor Rodríguez, ex efectivo de la Bonaerense, a raíz de una discusión. La movilización popular impulsada por la familia de manera independiente y la presión en la calle tuvieron sus frutos, con la condena a perpetua del asesino, victoria conseguida con la lucha. Los encubridores del asesino, como Gallardo y Viza, siguen en impune libertad.

Este 3 de Junio además de recordar los casos quilmeños la memoria nos lleva a Villa Fiorito (Lomas de Zamora), donde hace justo 10 años el Bonaerense José Antonio Peloso, conocido en el barrio como “El mataguachos”, asesinaba a Matías Barzola con un disparo en la nuca.

No son casos excepcionales sino parte de una práctica sistemática de la policía como institución. Las torturas en cárceles o comisarías y los casos de gatillo fácil son prácticas represivas propias del Estado, que tienen por objetivo el control social. Más que abuso de autoridad es la autoridad del abuso, la violencia hecha ley. Se busca por esos medios disciplinar y aleccionar a la gente de los barrios, imponiendo una cultura del terror y de la represión, evitando que aquellos que no están organizados se organicen. Estas prácticas van de la mano de la criminalización de la juventud y de la pobreza. La excusa de delincuencia es el pretexto policial siempre a mano a la hora de justificarse socialmente, argumento esgrimido impunemente por la policía y acríticamente por los medios de comunicación. La estigmatización de los sectores más pobres es otra herramienta que sostiene la fragmentación del tejido social.

Hoy la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) representa a las familias en la querella. Resaltamos la importancia de estar organizados ante estas situaciones, entendiendo que sólo la unidad de los de abajo combate el atropello de las instituciones y el Estado. No sólo luchamos por David, Javier y Jonathan, sino para que estos hechos no se repitan más. La movilización popular es nuestra herramienta para evitar que estos casos de gatillo fácil se resuelvan como quiere el sistema: causas trabadas y/o cajoneadas; policías asesinos y sus cómplices encubridores, impunes.

A tres meses del caso de David y Javier, seguimos sin conocer la cara del asesino que mató a nuestros pibes. Exigimos conocerla, para que la conozca también la sociedad. Si bien la detención preventiva de Veysandaz habla de una victoria parcial de la lucha popular, seguiremos movilizados hasta que el policía asesino y todos los cómplices sean condenados y continuaremos la lucha por la conciencia para que se deje de naturalizar en los barrios la violencia del estado; buscando que los casos no se olviden y se haga justicia real y popular.

3/6 12hs Concentración y radio abierta en la plaza de la estación de Quilmes
13.30hs Intervención artística del puente 14 de Agosto (Humberto 1º e Irigoyen)

Cárcel común y efectiva para Veysandaz!
Exigimos conocer la cara del asesino!
Esclarecimiento y cárcel a los cómplices de los casos Alarcón, Vivas y Luna!
Basta de gatillo fácil!
Basta de criminalizar a la juventud!
DAVID, JAVIER, JONATHAN PRESENTES!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: