Para que juntxs podamos construir otro mundo donde quepan muchos mundos.

Para que juntxs podamos construir

otro mundo donde quepan muchos mundos.stonewall_1

Hay tantos niños que van a nacer
Con una alíta rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo

Para que puedan volar.

P.L 

Como todos los 28 de junio, se conmemora mundialmente el día del Orgullo LGBTIQ (lésbico – gay – transexual – bisexual – intersex – queer), recordando los sucesos en Stonewall de 1969. Allí, por primera vez, compañerxs de la comunidad gay se negaron a ser discriminadxs por las fuerzas policiales de Nueva York. En esa momento se desató una represión policial que culminó con un muerto y 300 detenidxs. Si bien la lucha contra la discriminación hacia la comunidad LGTBIQ no comenzó ese día, la fecha es considerada a nivel internacional como emblemática en la resistencia contra esa opresión.

A 44 años de los sucesos de Stonewall, creemos que tenemos que seguir luchando con orgullo por todas las personas que este sistema quiere meter en un closet. Si bien en los últimos años hemos dado grandes pasos en el camino de la visibilidad y la igualdad con leyes de alto valor simbólico -como lo fue la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario y la sanción de la Ley de Identidad de Géneros-, sin dudas estamos lejos de vivir en el mundo que soñamos. Saludamos ambos avances en materia legal, sin dejar de reconocer su progresividad pero sin tampoco dejar de señalar que los logros conseguidos se basan en la lucha constante y cotidiana y que queda mucho por  andar para que tales leyes tengan una contrapartida efectiva en el cumplimiento de cuidados, derechos y cambio de subjetividad por parte de toda la población. Estamos convencidxs que sólo mediante una transformación profunda de la sociedad, donde se termine con todas las formas de explotación y opresión, podremos vivir nuestras sexualidades libremente.

Por eso, como creemos que “la igualdad ante la ley tiene que ser igualdad frente a la vida”, seguimos reclamando la implementación efectiva de la ley de Educación Sexual Integral. Si bien la ley fue sancionada, todavía su aplicación está librada a la suerte que puede correr en cada escuela. Por ejemplo, hace poco tiempo hemos presenciado cómo una profesora de San Luis fue sancionada por sugerir la lectura de un libro en el que se narra una historia de amor lésbico. Para que este tipo de situaciones dejen de producirse, la ley debe implementarse efectivamente, a la vez que se hace necesario cuestionar la heteronorma que desde niñxs se nos impone como un mandato natural inviolable, y entender que la naturaleza no mandata, sino que mandatan los hombres, y por lo tanto la heterosexualidad es una posibilidad más, ni la única, ni la privilegiada.

Solo seremos libres si tenemos soberanía sobre nuestros cuerpos, si podemos decidir quiénes queremos ser, cómo queremos vivir y con quién queremos disfrutar.

Porque queremos dar batalla por una nueva manera de vivir nuestra sexualidad y nuestros deseos, liberada de todas las cadenas de opresión, construyamos juntxs otro mundo con igualdad en la diversidad y diversidad en la igualdad, mundo que solo podemos alcanzar con la revolución en las camas, en las casas y en las plazas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: