SOBRE LAS RAZZIAS POLICIALES EN CÓRDOBA

1000 jóvenes detenidxs es el saldo del operativo de saturación policial del último fin de semana en Córdoba. Todxs ellxs detenidxs por contravenciones; sin pruebas de comisión de delito; sin derecho a defensa. 1500 agentes policiales encapuchados; allanamientos a viviendas sin orden judicial; amenazas y robos a lxs vecinxs; golpes y torturas en las comisarías.

Los barrios populares de Córdoba están sometidos de facto a un estado de sitio; para la mayor parte de la población cordobesa no rigen los derechos constitucionales más elementales. Si alguna vez lxs pobrxs, jóvenes y morochxs fueron expulsadxs del centro de la ciudad por “portación de rostro”; y luego fueron encerradxs en jaulas en las plazas de los barrios en el marco de megaoperativos de saturación policial; esto no fue más que la antesala de la nueva política de terror estatal que ha resuelto implementar el Gobierno Provincial: los fines de semana, si vivís en un barrio pobre de la Ciudad, no podés salir de tu casa, hasta que pasen las elecciones. Esa fue la orden de la Policía de Córdoba durante los operativos; y las detenciones masivas el ejemplo aleccionador para que sepamos quién manda. Nueve casos de gatillo fácil en lo que va del año, dos en la última semana (Brian Jesus Waima y Nicolás Peralta) terminan de ilustrar la dramática escena social cordobesa, marcada a fuego por la represión estatal.

El mismo fin de semana, el Gobierno lanzó una nueva Fuerza Policial Antinarcóticos para combatir el menudeo, es decir, al eslabón débil del nacortráfico que ellxs gestionan. Se suma esta fuerza a los más de 23.000 efectivos policiales que existen en la Provincia; la campeona en cantidad de policias por habitante. Un agente cada 140 cordobesxs. Sólo semejante fuerza puede realizar casi 80.000 detenciones anuales por contravenciones; una cada 15 minutos.

Así garantizan la “pacificación” social en una provincia que tiene la tasa de desempleo más alta de todo el país; donde el derecho a la tierra, la vivienda, la salud y la educación son objeto de la especulación privada; y donde la brecha social entre ricos y pobres se ensancha cada día más. Consenso y represión se saturan en la política del gobierno delasotista, articulada sobre la segregación social, material y simbólica, de los sectores más humildes y precarizados de la clase trabajadora.

Pero este es también el modelo de muerte que José Manuel De La Sota está ofreciendo a la clase dominante de cara a las próximas elecciones ejecutivas nacionales, un producto importado de las usinas policiales del imperialismo norteamericano: el Manhattan Institute, la DEA y el FBI. Los mismos asesores tienen los gobiernos de otras provincias como Buenos Aires, Chubut, Salta, Mendoza, Santa Fe, San Luis y San Juan: y el propio Secretario de Seguridad de la Nación. Todo el espectro político de la burguesía acompaña esta orientación, de la que Córdoba es punta de lanza y campo de prueba. “El Hombre capaz de cambiar la Argentina para mejor”, slogan de campaña de De La Sota, es una de las “alternativas” electorales que lxs de arriba preparan para el ajuste que se viene. Complementa así un escenario de corrimiento hacia la derecha del escenario político luego de una “década ganada” para los partidos del sistema, sus instituciones y las fuerzas represivas del Estado. Las policias provinciales, el ejercito nacional comandado por un genocida, las fuerzas federales comandadas por un cara pintada: todas son ahora más numerosas, están mejor equipadas y cuentan con mayor consenso social que hace una década para hacer su tarea: reprimir al pueblo que trabaja y luchará por sus derechos cuando vengan por ellos.

El apoyo a la lucha del pueblo trabajador de Córdoba contra sus verdugos es fundamental, por la gravedad de lo acontecido y el valor de su resistencia en momentos de fuerte consenso represivo en la provincia y el país. Desde la Corriente de Organizaciones de Base – La Brecha, denunciamos la grave violación de los derechos humanos y las garantías constitucionales en la provincia de Córdoba en manos de la Policía de la Provincia; y llamamos a la movilización activa del conjunto de las organizaciones sociales y políticas para poner fin a esta política de terror; por la derogación de los códigos contravencionales en Córdoba y todo el país; y por el cese de la represión estatal y el gatillo fácil en nuestros barrios.

¡LA SEGURIDAD DE LXS DE ARRIBA NO ES NUESTRA SEGURIDAD!
¡ANTE LA REPRESIÓN DEL ESTADO, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

Corriente de Organizaciones de Base – La Brecha

brechan

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: