En lucha y unidad, ¡vamos por el Boleto Educativo Provincial Gratuito!

Las organizaciones firmantes acompañamos la lucha por el Boleto Educativo Gratuito para todxs lxs estudiantes y trabajadorxs de todos los niveles educativos. Esta lucha hoy se centra en la aprobación del proyecto de ley que tiene media sanción en la Cámara de Diputados de la provincia desde septiembre del año pasado, pero que se encuentra cajoneado en la Cámara de Senadores.

Una reivindicación histórica

La demanda por un boleto estudiantil gratuito es un reclamo histórico del movimiento estudiantil. Un hito trágico e histórico ha sido la funesta Noche de los Lápices de 1976 en La Plata, donde fueron secuestradxs y asesinadxs algunxs de lxs estudiantes que luchaban por esta reivindicación. Sin embargo, es menester destacar que estxs jóvenes jamás la pensaron como una lucha aislada, sino como parte integral de un proceso de transformación de la sociedad toda.

La visión de lxs estudiantes de la Noche de los Lápices como inocentes jóvenes que lucharon por un boleto estudiantil invisibiliza su tradición política de militancia por una transformación social radical. Muchxs de esxs jóvenes que soportaron la más cruenta represión de la historia de nuestro país formaban parte de organizaciones políticas revolucionarias, que fueron desarticuladas por el aparato cívico-militar organizado para tal fin, que se expresa fundamentalmente a partir del primer atentado adjudicado a la Triple A en noviembre de 1973.

Esta es una de las grandes victorias de la represión, que no sólo se expresa en la desaparición de 30.000 compañerxs, en los secuestros y las torturas, sino también en el desarme teórico y la resignación a la que fue sometida la clase trabajadora. Esto se ha venido revirtiendo lentamente desde las luchas docentes de la década de los ’80 y las del movimiento piquetero de los ’90. Al día de hoy, se hace indispensable retomar las banderas de nuestrxs compañerxs, luchando por el boleto educativo pero enmarcándolo en una transformación radical de nuestra sociedad.

¡Contra el ajuste de lxs de arriba!

Por eso, esta lucha no puede dejar de contextualizarse en la situación política nacional. En un año electoral, las tres alternativas que se perfilan como posibles presidenciables coinciden en, al menos, un punto: descargar el ajuste económico sobre trabajadorxs y estudiantes. Esto no es un decir, sino que se expresa en datos concretos. El presupuesto 2015 de la Provincia de Buenos Aires no sanea los enormes problemas que atraviesa la educación en nuestra región, ni permite el pase a planta de lxs más de 100.000 trabajadorxs precarizadxs por el gobierno provincial.

Las negociaciones paritarias tampoco avizoraron aumentos salariales que no sean comidos por la inflación, por lo que el proceso de caída de los salarios reales continúa este año. El ejecutivo tampoco plantea ninguna salida frente a los enormes problemas edilicios de las instituciones educativas de Buenos Aires. Muy por el contrario, la agenda central del gobierno provincial está puesta en el aumento de las fuerzas represivas del Estado.

El gobernador Daniel Scioli lo dejó muy claro el año pasado al presentar el Presupuesto 2015: “aumentaremos un 66% la inversión en seguridad respecto del presupuesto 2014. Haremos efectiva la incorporación de 25.000 agentes policiales, que incluyen los necesarios para la puesta en funcionamiento de las Policías de Prevención Local”. Frente a ese aumento, la disminución del 2% del presupuesto para educación se suma a la caída sostenida que se mantiene en este punto desde 2008.

En las Universidades Nacionales el panorama es similar. Sumado a que el presupuesto para educación ya no sostiene el histórico 6% con que el gobierno nacional arengaba a su militancia (este año rondó el 4,5%), la creación de nuevas universidades no se ha visto reflejada en un aumento presupuestario, lo que implica que los gastos de las nuevas universidades se reflejan en reducciones presupuestarias para las demás. A su vez, casi el 90% del presupuesto universitario se gasta en salarios docentes y de trabajadorxs no docentes (incluso considerando la enorme cantidad de trabajadorxs ad honorem o bajo distintas formas de precarización que hay en nuestras universidades).

Esto repercute también en la cantidad insuficiente de dinero invertida en bienestar estudiantil, que es donde se sostienen las becas e iniciativas como comedores y albergues universitarios. Por ejemplo, en la UNLP el comedor alcanza apenas a unx de cada diez estudiantes y el albergue unx cada trescientxs. Otras universidades ni siquiera tienen estos imprescindibles mecanismos para garantizar la permanencia de lxs estudiantes en la educación superior.

A su vez en la Educación Terciaria la situación de abandono crónico de las demandas de infraestructura, la falta de edificios propios, así como el caso de edificios que quedan a medio hacer durante décadas, la falta de mobiliario, becas y materiales de estudio, son ejemplos del financiamiento selectivo que se produce dentro del mismo sistema educativo, donde las necesidades del mercado y de la patronal “privilegia” diferentes ramas de la formación profesional por sobre otras, en la asignación del ya escaso presupuesto educativo, y en el que la asignación a las ramas más relegadas llega por goteo.

¡Organizar para luchar, luchar para vencer!

Sabemos que la lucha por una educación verdaderamente pública, laica, gratuita y de excelencia no se agota en un proyecto de ley. Entendemos como tarea fundamental la construcción de espacios colectivos que nos permitan, como estudiantes y como trabajadorxs, organizarnos para defender la educación y avanzar las luchas y reivindicaciones de todos los sectores populares. Reivindicamos el desarrollo de centros de estudiantes y sindicatos democráticos y combativos, que fomenten la participación basada en asambleas generales y comisiones de trabajo abiertas.

Sabemos, porque nuestra experiencia nos lo ha enseñado, que la lucha no puede agotarse en las elecciones, sean de centro de estudiantes, de delegadxs sindicales o de representantes políticxs, porque participar es muchísimo más que votar y porque el Estado es garante de la desigualdad y la explotación. Sin embargo, entendemos necesario avanzar y defender las conquistas que, en el marco de un proceso de transformación profunda de la sociedad, nos permitan avanzar en mejores condiciones para el conjunto del pueblo trabajador.

Por todo esto, nos sentimos y nos hacemos parte de la lucha por un boleto educativo gratuito que permita paliar la situación económica, que margina a cada vez más jóvenes de la educación en sus distintos niveles, y que dificulta el desempeño de lxs miles de docentes de toda la Provincia de Buenos Aires. Convocamos a tomar las calles el 7 de mayo, por el boleto educativo gratuito y en defensa de la educación pública, a todxs lxs estudiantes, docentes y trabajadorxs no docentes de las escuelas, institutos y universidades, y al pueblo en general.

¡Sólo la lucha nos hará libres!

COB La Brecha (Corriente Universitaria Nacional CAUCE; Frente Juvenil
Hagamos Lo Imposible; Encuentro Popular Estudiantil (UNLa); Brecha Sindical)
Frente Universitario de Luján en el MULCS
Bandera Negra
Juventud Insurgente
Agrupación El Agite (UNM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *